Este sitio utiliza cookies de Google para prestar sus servicios y analizar su tráfico. Tu dirección IP y user-agent se comparten con Google, junto con las métricas de rendimiento y de seguridad, para garantizar la calidad del servicio, generar estadísticas de uso y detectar y solucionar abusos.Mas información

Ir a la página de inicio Contacto RSS
jueves, 20 de julio de 2017

La importancia de la filosofía

Muchas veces en una discusión se oye a alguien decir algo como “¡eso es filosofía!”, dando a entender que un argumento no tiene importancia o interés, como si la filosofía fuese un simple juego mental sin ningún tipo de aplicación práctica, una pérdida de tiempo.

La filosofía es la base de todo conocimiento
La filosofía es la base de todo conocimiento

Creo que esto es un gran error derivado del tratamiento que se le ha dado siempre a la filosofía. Nos encanta elevar a los altares ciertas cuestiones para darnos importancia, convirtiendo muchas veces en metas lo que no son más que principios. Esto tiene como consecuencia la aparición del autoritarismo, algo que acaba causando el rechazo de mucha gente, que se acaba alejando de cuestiones importantes cuando lo que pretende es simplemente alejarse de sus defensores y promotores, autonombrados garantes de dichas cuestiones.

De este modo, a muchos les acaba pareciendo que la filosofía consiste únicamente en “saberse” a los filósofos, algo que echa para atrás simplemente al ver el volumen y la profundidad de muchas de sus obras. Pero esto, aunque no deja de tener una gran importancia y valor, no es más que historia de la filosofía. Podemos aprender muchísimo de los grandes pensadores, pero primero tenemos que crear una base para entenderlos, hacernos las mismas preguntas que ellos se han hecho, y tratar de contestarlas por nuestros propios medios antes de enfrentarnos a lo que muchas veces es la obra de toda una vida dedicada al estudio y reflexión de las mismas.

La palabra filosofía significa simplemente amor por el conocimiento. Las primeras personas que se dedicaron a desarrollarla, hace miles de años, no contaban con ningún gran filósofo en el que basarse, eran hombres primitivos que se hacían preguntas sobre el mundo y sobre sí mismos, guiadas por impulsos tan básicos como la curiosidad, la necesidad o el temor, algo de lo que creo que disponemos todos. Si ellos pudieron hacerlo, prácticamente sin medios ni fundamentos, creo que cualquiera puede hacerlo, simplemente con algo de motivación. No importa volver a hacerse las mismas preguntas millones de veces, la mayoría no tienen una respuesta concreta, a pesar de lo que muchos se empeñan en hacernos creer. Cherchez la face.

Aunque siempre he sentido atracción y curiosidad por la filosofía, recuerdo que no era capaz de pasar de la introducción las pocas veces que me enfrentaba a un libro de algún filósofo. Lo tenía en mente como algo para hacer algún día. En mi caso, el libro que me abrió las puertas a la lectura de la filosofía no fue un libro precisamente de filosofía, sino un simple libro de autoayuda, El camino de los sabios, de Walter Riso. A día de hoy tengo una biblioteca repleta de grandes (y no tan grandes) obas de filosofía de todos los tiempos, la mayoría de las cuales ya he leído. Al principio es cierto que cuesta un poco, sobre todo con según que autores. A algunos, como Hegel, los encuentro infumables y no soy capaz de asimilarlos (esto les pasaba también a filósofos eminentes como Karl Popper o Schoppenhauer, podéis verlo en La sociedad abierta y sus enemigos, de Popper, es algo que no debe preocuparnos). Creo que lo importante es empezar a interesarse simplemente por algo, no importa el punto de partida, porque si desarrollas la curiosidad te acabarás haciendo preguntas, al tratar de contestarlas crecerá el interés por el tema, y al final acabarás en la filosofía simplemente si la tienes en mente como objetivo.

Volviendo al tema del artículo, creo que la importancia de la filosofía no es en absoluto práctica, sino que constituye simplemente una base imprescindible para todo conocimiento. Hasta la ideología más abyecta está basada en la filosofía. Aunque lo que nos llegue a través de ella no sea más que un montón de basura, estad seguros de que sus artífices se han peleado con todo tipo de filósofos para construirla y darle una pátina de seriedad y fundamentación. Podéis pensar en la filosofía como una especie de gimnasia mental. Al igual que en el gimnasio levantamos pesas y realizamos ejercicios que no tienen otra utilidad que mejorar nuestra fuerza y agilidad, con el ejercicio activo de la filosofía realizamos el mismo trabajo, pero con nuestra mente en lugar de con los músculos. Según la neurociencia actual, este tipo de trabajo mental, unido al ejercicio físico y la buena alimentación constituye una de las mejores formas de prevenir las enfermedades degenerativas propias de la edad, como el Alzheimer. La filosofía es fuente de salud.

Cualquier cosa que podamos hacer bien, la haremos mejor con la ayuda de la filosofía. Las dos características que nos diferencian del resto de animales de manera prodigiosa son la habilidad manual y la inteligencia. Juntas constituyen una garantía de éxito. Si os interesáis por la vida de muchos de los grandes hombres de la historia, descubriréis que la mayoría han tenido alguna relación cercana con la filosofía. Hacerse preguntas y buscar respuestas, aunque contradigan el pensamiento siempre estereotipado de la mayoría, es una receta segura para aumentar la creatividad, la imaginación y las posibilidades de éxito. Lo mediocre se puede encontrar hasta debajo de las piedras.

Así que no lo dudes, llegar a interesarse por la filosofía es una de las mejores inversiones que puede hacer una persona para tratar de triunfar en la vida. ¿Cuál es el mejor filósofo para esto?, la respuesta es muy simple: TODOS (al menos todos los que seas capaz de asimilar), pero recuerda, primero tienes que aprender a filosofar de manera básica. Con la filosofía tendrás la base sobre la que construir cualquier cosa o adquirir cualquier tipo de conocimiento. Te recomiendo leer a los filósofos siempre con espíritu crítico, sin buscar estar de acuerdo con ellos. Yo me peleo mentalmente con todos ellos cuando los leo. El objetivo no es pensar como pensaba nadie, sino aprender a hacerlo por ti mismo. Tradicionalmente la educación reglada ha pretendido empezar la casa por el tejado, y las consecuencias han sido que la gente se ha alejado de la filosofía y casi ha desaparecido de la educación obligatoria.

Pero esto no es ningún problema, dispones de miles de profesores eminentes, y quizás millones de libros de texto para estudiarla por ti mismo, lo único que necesitas es encontrar la puerta de entrada, y para esto siento decirte que no hay ninguna receta. Existen quizás tantas puertas como personas, y cada uno debe encontrar la suya, quizás sea una prueba que hay que superar para poder acceder a la vía del éxito en la vida. Creedme, una vez dentro, no os sentiréis nunca defraudados, a menos que pretendáis que la filosofía os proporcione algo para lo que no sirve. Aprender a hacer cosas, gestionar proyectos y tener relaciones productivas con los demás es algo que debe construirse sobre esta base, no algo que sale directamente de ella.

Comparte este artículo: Compartir en Twitter Compártelo en Facebook Compartir en Google Plus
Comentarios (0):
* (Su comentario será publicado después de la revisión)

E-Mail


Nombre


Web


Mensaje


Retype the CAPTCHA code from the image
Change the CAPTCHA codeSpeak the CAPTCHA code